Vender publicidad offline en un mundo online ¿Cómo lograrlo? Los vendedores tienen a la mano una estrategia impensable años atrás: el uso de datos en tiempo real para multiplicar su capacidad de vender publicidad offline.

Aproximadamente 50 mil millones de objetos están conectados a Internet ahora mismo, según estimaciones de la líder mundial tecnológica Fujitsu Limited. Indiscutiblemente vivimos en un mundo online. En ese contexto, ¿Cómo vender publicidad offline?

Entremos en contexto. Hoy en día, prácticamente todo se conecta a Internet: tu automóvil, tu horno microondas, los lentes que usas, e incluso tus mascotas, a través de chips.

Cantidades colosales de información se generan segundo a segundo. Sólo como ejemplo, un vehículo auto conducido procesa 3,6 terabytes de data por hora.

Si nos trasladamos al marketing digital, se estima que en 2020 se inviertan más de 300 mil millones de dólares en publicidad online, según Statista. En comparación con 2015, eso representa un crecimiento del 50%, bastante agresivo.

Entonces, la pregunta clara sería ¿Cómo vender publicidad offline?

Vamos a sentar bases. Se cree -sin bases- que el marketing offline es anticuado, no trae usuarios o no genera ventas. ¿Cómo lo desmitificamos?

  • La marca es el centro de interés, con lo que se consigue un gran efecto para el segmento dedicado al branding.
  • En la mayoría de los casos, las campañas publicitarias siguen un proceso bastante estándar, en el que la planificación es estructurada
  • Tienen un alcance bastante amplio
  • Permite llegar a un público sin distinción de edades
  • Consiguen mayor credibilidad que la publicidad digital
  • La estrategia puede desarrollarse de forma independiente pero combinarse en el momento ideal con la online en estrategias multicanal

Y dejamos lo mejor para el final…

Desde InfoAD, hemos calculado que la publicidad offline permite aumentar hasta un 20% las probabilidades de éxito de cualquier estrategia digital.

Entonces, ¿Cómo vender publicidad offline en un mundo hiperconectado?

¿Sabes qué hacen tus competidores?

Eres un vendedor de un canal de televisión y abres tu speech con esa última pregunta. 

Inmediatamente captas la atención de tu potencial comprador. ¿Cómo convencerlo?

La clave: monitoreo de la publicidad offline.

Monitorear la publicidad offline mediante el uso de un software dedicado a esa tarea permite saber en qué espacios pautan los anunciantes, identificar dónde lo hacen los competidores y preparar una mejor estrategia de venta con un mejor speech.

Imagina que necesitas vender un espacio publicitario a una empresa dedicada a la alimentación. Analizar quiénes están pautando en otros canales y te acercas justamente a esa otra empresa que no está presente en ningún canal con una oferta difícil de rechazar. ¿No hay más probabilidades de cerrar con ese cliente?

Con una estrategia así, como vendedor serás capaz de saber cuánto invierten en promedio los competidores de las marcas a las que sigues, cuántos segundos pasan al aire, y todo en tiempo real.

Ofreciendo a los anunciantes la posibilidad de segmentar al máximo, con estrategias que vayan alineadas a lo que buscan, habrás aumentado tus posibilidades de vender publicidad offline.

Data en tiempo real

A la hora de vender publicidad offline, algo que se suele subestimar es el poder de la data.

Es decir, cuando hacemos campañas online damos por sentado que a cambio de una inversión en publicidad, obtendremos data del performance de nuestros anuncios prácticamente en tiempo real.

En ese sentido, por ejemplo, existe la compra programática, pero ¿Qué hay de los medios tradicionales? Cuando se vende publicidad en televisión, radio o prensa escrita, ¿es posible la data en tiempo real?

Después de todo, los negocios que basan su crecimiento en el uso inteligente de los datos crecen un promedio de 30% cada año, según Forrester.

Bien, lo cierto es que sí es posible y, para ello, invocamos una vez más  al monitoreo de la publicidad offline, que permite conocer el comportamiento de marcas, anunciantes y medios de comunicación.

Mejor aún: pueden verse anunciantes, medios, programas, sectores, ciudades, tipos de publicidad y, claramente, la inversión bruta. Vender publicidad offline con tanta carga de datos en mente, seguramente será tarea fácil para un vendedor veterano.

El Marketing Multipantalla

La clave: combinar lo mejor de los dos mundos. 

La masividad de los medios offline, como la radio, la televisión y la prensa escrita, con las posibilidades de segmentación de la publicidad online, como Google, Facebook o la compra programática. ¿Es acaso posible o es muy utópico?

De acuerdo con Google, un 90% de todas las interacciones de los medios de comunicación actualmente se basan en pantallas. Pasamos la mayor cantidad de nuestro tiempo frente a una computadora, un teléfono inteligente o la TV.

Y a veces al mismo tiempo…

Sí, un estudio de Ipsos Media determinó que un 87% de las personas mira la televisión con otro dispositivo en sus manos, sea un teléfono celular o una computadora, lo que llamamos el marketing de momentos, porque conociendo esto muchas marcas se aprovechan para capitalizar la experiencia.

Por ejemplo, un vendedor en un medio de comunicación podría usar el marketing multipantalla para vender la posibilidad de hacer publicidad en dos o más medios distintos simultáneamente, una estrategia que tendría un impacto enorme versus las más simples que se basan en una sola pantalla.

Pero combinar el mundo online y el offline no sólo es posible literalmente, sino que se pueden incorporar KPIs a la hora de vender publicidad offline.

Además, a la hora de vender publicidad offline se pueden destacar algunas ventajas de hacerlo con decisiones basadas en datos.

Al final del día, seamos honestos, el éxito de usar marketing online en una estrategia omnicanal radica en identificar a tu audiencia, conocer sus gustos e intereses, a la vez que diversificas las plataformas que usas y realizamos investigaciones de mercado.

Author: Alexandra Betancourt

Comunicadora Social. Más de 6 años trabajando en Inbound Marketing y Content Marketing. Apasionada por la moda y la literatura.