5 Metodologías Ágiles para transformar tu empresa digitalmente No se trata solo de ser “ágil” hay que ser “metodológicamente” ágil. Éstas metodologías ágiles te ayudarán con el proceso de transformación digital de tu empresa

Existen varias Metodologías Ágiles y su aplicación depende de la necesidad específica de la empresa. En este artículo te contaremos qué son, algunos ejemplos y cómo aplicarlas en función de la transformación digital de tu empresa.

¿Qué son las metodologías ágiles?

Las metodologías ágiles son tanto los procesos como las herramientas usadas en función de agilizar una dinámica de trabajo. Muchas veces una metodología ágil se materializa en un tipo software, pero no necesariamente siempre es así.

Para lograr un mayor commitment de parte de los empleados con relación a incorporar metodologías ágiles para la transformación digital, es imprescindible entender su importancia, el contexto en el que surgen y reflexionar con ellos ¿Por qué queremos que algo sea más ágil e incorporar tecnología para ello?

Históricamente, y sobre todo desde la revolución industrial, mejorar la velocidad, permitió una mayor producción, capitalización y ganancia. Hoy en día, sigue siendo así, pero además el objetivo no sólo es producir más y más rápido, sino por producir mejor y con calidad. 

Acá viene la importancia de las metodologías ágiles, porque no se trata solo de ser “ágil”. Hay que ser “metodológicamente” ágil, quiere decir que más allá de ser rápidos hay que lograr un proceso que nos lleve al resultado que queremos y ser capaces de documentarlo y mejorarlo cada vez. 

Además de estas razones por las cuáles conviene ser ágil en términos de producción, hay otra sencilla razón: la supervivencia. En un entorno tecnológico cada vez más cambiante, adaptarse a los procesos tecnológicos hará que sigamos siendo vigentes ante las necesidades, tiempos y hábitos de las personas.

5 ejemplos de metodologías ágiles:

1 – KANBAN: ¡Para ver cada tarea del proceso y su estado!: Es una de las técnicas más populares y uno de los aspectos más importantes es la visualización del proceso y sus fases. Esta visualización suele materializarse en un panel de tareas  en el que además se ve el estado en el que se encuentra cada una, por ejemplo: tareas por hacer, en progreso, en revisión y hechas.

Esta metodología ayuda a organizar el trabajo de tal forma que cada quien sepa su parte dentro de todo el proceso. Dependiendo de la herramienta que se use (Trello, Notion, Airtable, Google Tables, entre otras plataformas) pueden haber varias posibilidades: asignar usuarios; tiempos de entrega; hacer comentarios; adjuntar archivos; entre otros.

La idea es que quede claro quién realiza cada tarea y cuándo pasa de “por hacer” a “hecho” lo que al principio requiere configurar las normas y modo de trabajo entre el equipo.

2 – SCRUM: ¡Vamos haciendo, vamos mejorando!: El foco de esta metodología es atender los contratiempos que aparecen durante el proceso, en ese sentido es tan importante el plan como poder variar en función del objetivo trazado.

Trabajar de esta forma, implica generar un clima de confianza en el equipo de trabajo y con el cliente para poder ir revisando las entregas, mediante un proceso de comunicación que sea claro y eficiente. 

No se trata de postergar la fecha de entrega, sino de evaluar pre entregas y no esperar que al final esté todo resuelto, sino acompañar más de cerca el proyecto. Es ideal cuando se quiere priorizar las “funcionalidades” y tiempos de entrega cortos.

3 – LEAN: ¡Afuera lo que no aporta valor!: Considerado más una filosofía o enfoque de trabajo que se centra en priorizar lo que realmente añade valor en la producción (Viene del Lean Manufacturing, aplicado a procesos de fabricación y producción). 

Esta metodología propone revisar el proceso y encontrar qué es lo que añade valor y priorizarlo; así como reducir o eliminar aquello que no aporte nada u obstaculice. Por eso prioriza el tiempo inicial que sea necesario para evaluar el objetivo a cumplir; capacitar el equipo; y planificar un proceso con menos costos y desperdicios posibles.

Es interesante, el concepto de desperdicio, ya que aplica tanto para sobreproducción; como tiempo de inactividad; exceso de trabajo; falencias en la calidad o recursos humanos desaprovechados.

4 – EXTREME PROGRAMATION XP: ¡Todos manos a la obra! Esta metodología se usa exclusivamente para la creación de software, pero su dinámica puede ser replicable en otros ámbitos.

Lo más interesante de esta metodología es que el trabajo se hace entre varios y el mismo se le comparte al cliente directamente. Por esto mismo exige y propone valores como: simplicidad; comunicación; feedback; motivación y respeto.

La simplicidad es uno de los más importantes, ya que se debe encontrar la forma de poder comunicarle al cliente mediante un diseño sencillo el trabajo que se está realizando.

Exige profesionalismo a la hora de documentar el proceso y comunicarlo, capacidad de escucha y gestión práctica de las reuniones. Ofrece la posibilidad de resolver los problemas más fácilmente con el cliente ya que todo está transparentado desde el principio.

5 – STRATEGY DIGITAL: ¡Camino a transformarnos!: Es como su nombre lo indica una estrategia digital y a su vez puede verse como un marco o metodología de trabajo a la hora de buscar la transformación digital de una empresa.

Propone que para la transformación digital es necesario reinventar la visión de la organización que se quiere alcanzar, considerar todo lo relacionado con alcanzar la transformación digital como una “inversión”.

En este marco de trabajo, es fundamental que los stakeholders clave estén desde el principio y que para todos sea claro por qué la transformación tecnológica va aportar valor a la empresa, a las personas y su forma de trabajo. 

¿Cómo aplicar las metodologías ágiles?

Kanbas te puede servir para organizar y evaluar las tareas que tenga cada uno en relación a la transformación digital de la empresa. Scrum puede generar un ambiente de trabajo de confianza en el que cada sector muestre cómo va avanzando en el proceso, por ejemplo: de aplicar una plataforma digital.

Lean, es una estrategia que sirve para que dentro de todas las acciones de la transformación digital se prioricen aquellas que den valor a la empresa, su forma de trabajo, producto o servicio. Extreme Programation Xp; nos recuerda la potencia de la transparencia y que todos los involucrados conozcan el proceso.

Finalmente Strategy Digital recoge los aspectos a tener en cuenta para la transformación digital, el principal, como su mismo nombre lo indica, la importancia de planificar una estrategia.

Lo primero para saber cómo aplicar estas metodologías ágiles en la transformación digital de la empresa es poder comunicarlo como un objetivo. Lo siguiente es diseñar la estrategia y poder definir las acciones para cumplir el objetivo: las acciones; las tareas; las personas involucradas; el tiempo y los recursos que llevará. 

También es aconsejable revisar a profundidad cada una y elegir aquella que sea más armónica con la filosofía de trabajo para que su ejecución sea orgánica. 

Alba Fajardo
Comunicadora Social y Periodista
Estudiante de Maestría en Comunicación y Creación Cultural
Amante de la escritura, la música y la danza